Felícia Lobo


Nacimiento: Salvador, ca. 1570.

Fallecimiento: desconocido, s. XVII.

Mujer residente en Salvador de Bahía y heredera del poderoso clan de los Barros Lobo, su importancia radicó en una meticulosa ejecución del matrimonio, llegándose a casar dos veces para aumentar y asegurar el patrimonio de su familia en sus hijos, y otras dos para huir de tal estrategia concertada lejos de Bahía.

Link en BRASILHIS Database: https://brasilhis.usal.es/es/node/13362


Felícia Lobo, nacida en torno a la década de 1570, fue la cuarta de los nueve hijos del matrimonio entre Gaspar de Barros Magalhães (Portugal, ca. 1540- Salvador, ca. 1591), fidalgo portugués, y Catarina Lobo (Setúbal, 1541- Salvador, s. XVII), una de las tres órfãs que, a petición de Manuel de Nóbrega, “la reina D. Catarina devia enviar cada tres anos a este Estado [de Brasil]”, y que llegaron en 1557 en la armada de Mem de Sá “para casar com as pessoas principais da cidade” (Calmon, 1985: 368; Abreu, 1925: 413)[1]. Según las investigaciones recientes, la familia de Felicia Lobo estaba, al momento de su nacimiento, en la cúspide de la jerarquía social de Salvador, conformada en su mayoría por los portugueses instalados en Bahía al inicio de la colonización, y en consecuencia, beneficiarios de las primeras donaciones de tierras y cargos; así como por sus esposas quienes, en su mayoría provenientes de familias nobles portuguesas, habían sido esponsorizadas por la Corona para ir a Brasil “para que as casassem com a maior decência possível, e les assegurassem o provimento nos ofícios públicos em dote de casamento” (Costa, 1946: 108), siendo Catarina Lobo receptora del oficio de contador da Bahia que su marido ejercería desde 1560 en adelante (Vicente Martín, 2022: 255-263: 15-17; Calmon, 1985: 78).

Aunque Felícia Lobo fuera la cuarta hija de este matrimonio, sus hermanos mayores eran todos varones, lo que la convirtió automáticamente en heredera y transmisora de los bienes de su padre Gaspar de Barros de Magalhães (Calmon, 1985: 356–357). La misma dinámica social y económica que había protagonizado su madre se aplicaría a ella, quedando como depositaria de los cargos y propiedades de su padre tras su muerte, y encargada de transmitírselos a sus hijas previo ejercicio y usufructo de su futuro marido. De hecho, los dos hermanos mayores de Felícia, Baltasar Lobo de Sousa y Gaspar de Barros[2], siguieron una dinámica familiar semejante con sus esposas, ambas hijas de Martim Afonso Moreira -familiar de Martim Afonso de Sousa (Calmon, 1985: 368)-, recibiendo el primero los cargos de éste en India por casarse con la primogénita[3]; y el segundo, ante la ausencia de su hermano mayor, las tierras de su suegro en Passé y los apoyos informales que habían hecho de su suegro juíz ordinario (1591) y vereador (1604), apoyos que le permitirían entrar en la câmara como vereador, al menos, en 1618 (Salvado y Miranda, 2001: 264). A Felicia le correspondía, por tanto, casarse con alguien que, a cambio de recibir los bienes de su padre, contribuyera a diversificar o, al menos mantener, la riqueza patrimonial de los Barros Lobo, la cual hasta el momento se fundamentaba en tierras y en el ejercicio de cargos en la municipalidad.

El primer marido de Felícia Lobo fue Pero Dias, “natural de Oporto, cristiano viejo, de 50 años, mercader y rico labrador”, con quien se casó en 1582 a petición de su padre, Gaspar de Barros Magalhães (Mendonça [1618], 1925: 268). El fidalgo ya había aplicado la misma estrategia de acercarse a comerciantes a través de las dos hermanas menores de Felícia, Victoria y Paula de Barros, quienes se habían vinculado a Manoel de Freitas, fidalgo y mercader portugués, y a Manoel de Paredes (Setúbal – Salvador, 1619), también comerciante, quien solo dejaría el negocio para dedicarse a labrar los campos de su cuñado Gaspar (Mendonça [1618], 1925: 270-271, 288-290). La carrera de Pero Dias, sin embargo, no resultó favorable ni a Felícia Lobo ni a los Barros: en 1591 fue excomulgado por “incendiar a lavoura de Manoel Ferreira”, socio de su suegro y, aunque no se conocen otras consecuencias de este hecho, la excomunión ya propició una caída en desgracia de la familia en términos sociales (Abreu, 1935: 334, 387). En 1600 Felícia ya se declaraba viuda en el mismo acto en que juraba respetar los votos matrimoniales ante su segundo marido, Paulo de Argolo (-…1619), cuya familia, si bien no desempeñaba actividades mercantiles strictu sensu, había mantenido el ejercicio de la lucrativa Provedoria d’Alfândega desde que el fundador del clan, Rodrigo de Argolo, lo obtuviera en tras casarse con otra orfã, Joana Barbosa en 1550 (Vicente Martín, 2022: 206-209).

En la época del segundo matrimonio de Felícia Lobo, su padre Gaspar de Barros ya había fallecido y el nuevo miembro, Paulo de Argolo, a pesar de tener sesmarias en Passé y combinar los cargos en la municipalidad (1607) con el de Provedor d’Alfândega (desde 1608 en adelante), no suponía un aumento significativo del estatus familiar de los Barros Lobo.[4] La familia de este segundo marido era de una condición muy semejante a la de Felicia, habiendo sido Rodrigo de Argolo (…-1563), miembro de la expedición fundadora de Salvador de Bahía con Tomé de Sousa, y su madre, Joana Barbosa Lobo, hermana de Catarina Lobo y, como todas las órfãs, enviada a Salvador con la merced del cargo de provedor para quien casara con ella (Calmon, 1985: 320). Los matrimonios entre primos, como este de Felícia Lobo y Paulo de Argolo, eran bastante comunes en torno al 1600 en Salvador, y su causa no era más que la conservación de la fortuna e influencia familiar común. En este caso, Felícia había tenido de su primer marido cuatro hijo -nada comparables a los once que tendría con Paulo de Argolo (Calmon, 1985: 319, 355) -, pero la excomunión pública de Pedro Dias fue probablemente el incentivo para un matrimonio intrafamiliar, cuyo claro objetivo era evitar el desmembramiento del patrimonio original de los dos fundadores, sus respectivos padres, Gaspar de Barros y Rodrigo de Argolo. Una vez resuelto el problema, mucho más social que económico, la muerte de Paulo no debió causar mucho pesar en Felícia, quien solo un año después se casaba con Vicente Coelho y cuya ausencia en la documentación bahiana es un claro indicio de que su matrimonio no fue una estrategia de linaje local (Calmon, 1985: 356). Aunque el vacío documental nos impida hacer más afirmaciones, lo que está claro es que, una vez que Felícia cumplió con sus obligaciones de hija, esposa y madre, poco le quedaba por hacer para su familia en Salvador. A mediados de 1620, se fue a vivir a Río de Janeiro, esta vez como esposa de su cuarto y último marido, el capitán de Espírito Santo Constantino Menelao (Calmon, 1985: 356), amigo personal del gobernador general Diogo de Meneses y militar activo en la expulsión de los franceses de Cabo Frio[5], con quien no tuvo descendencia, posiblemente por su edad o porque ésta, su función reproductora, ya había sido cumplida en Bahía.


[1] Annaes da Biblioteca Nacional de Rio de Janeiro, vol. 27 , Rio de Janeiro, Officinas Gráphicas da Biblioteca Nacional, 1905, p. 264.

[2] El primogénito, Jerônimo de Barros, no participó de tal dinámica, por casarse con F. de Aguiar, “que dizem era índia da terra”. (Calmon, 1985: 356)

[3] Revista do Instituto Histórico y Geografico Brasileiro. Rio de Janeiro: Imprensa Nacional, 1901. v. 73, tomo I, p. 164.

[4] Revista do Instituto Geográfico e Histórico da Bahia. Vol. 34 (1908). Salvador: Instituto Geográfico e Histórico da Bahia, p. 63.

[5] Arquivo Nacional da Torre do Tombo, ANTT, Chancelaria de D. Filipe II, Doações, L. 11, fol. 27v. Carta de Capitão e governador do Rio de Janeiro a Constantino de Menelau de 23 de novembro de 1606.

BIBLIOGRAFÍA

  • Abreu. C. de (1935). Confissões da Bahia, 1591-1592. Rio de Janeiro. F. Briguiet.  Annaes da Biblioteca Nacional de Rio de Janeiro, vol. 27 , Rio de Janeiro, Officinas Gráphicas da Biblioteca Nacional, 1905, p. 264.
  • Annaes da Biblioteca Nacional de Rio de Janeiro, vol. 27 , Rio de Janeiro, Officinas Gráphicas da Biblioteca Nacional, 1905, p. 264.
  • Arquivo Nacional da Torre do Tombo, ANTT, Chancelaria de D. Filipe II, Doações, L. 11, fol. 27v. Carta de Capitão e governador do Rio de Janeiro a Constantino de Menelau de 23 de novembro de 1606.
  • Calmon, Pedro. (1985). Introdução e notas ao Catálogo Genealógico das Principais Famílias de Jaboatão, Salvador, Empresa Gráfica da Bahia, vol. 1, 1985.
  • Costa, Afonso. (1946). “As órfãs da rainha”, revista do Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro, vol. 190. Rio de Janeiro, Imprensa Nacional, 1946, pp. 105-111.
  • Mendonça, H. Furtado de. [1591] (1925). Primeira Visitação do Santo Oficio às Partes do Brasil, pelo licenciado Heitor Furtado de Mendonça – Denunciações da Bahia1591-1593. Ed. Por Capistrano de Abreu. São Paulo, Paulo Prado.
  • Revista do Instituto Geográfico e Histórico da Bahia. Vol. 34 (1908). Salvador: Instituto Geográfico e Histórico da Bahia, p. 63.
  • Revista do Instituto Geográfico e Histórico da Bahia. Vol. 34 (1908). Salvador: Instituto Geográfico e Histórico da Bahia.
  • Revista do Instituto Histórico y Geografico Brasileiro. Rio de Janeiro: Imprensa Nacional, 1901. v. 73, tomo I, p. 164.
  • Revista do Instituto Histórico y Geografico Brasileiro. Rio de Janeiro: Imprensa Nacional, 1901. v. 73, tomo I.
  • Salvado, J. P., Miranda, S. M. (2001), Livro 1º do Governo do Brasil (1607-1633), Lisboa/Rio de Janeiro, Comissão Nacional para as Comemorações dos Descobrimentos Portugueses.
  • Vicente Martín, Irene María. (2022). Holding the Empire at Bay: The Elites of Salvador da Bahia and the Hispanic Monarchy in Brazil. Tesis doctoral. Florencia: European University Institute, 2022.

Autor:

Irene Vicente Martín

Cómo citar esta entrada:

Irene Mª Vicente Martín (Madrid Institute for Advanced Study). “Felícia Lobo“. En: BRASILHIS Dictionary: Diccionario Biográfico y Temático de Brasil en la Monarquía Hispánica (1580-1640). Disponible en: https://brasilhisdictionary.usal.es/felicia-lobo-1/. Fecha de acceso: 25/02/2024.

Sigue leyendo

AnteriorSiguiente