Hermanos Coutinho: Gonçalo Vaz Coutinho; João Rodrigues Coutinho; Manuel de Sousa Coutinho (Frei Luís de Sousa)

La historia de los hermanos Coutinho revela una estrategia familiar donde el comercio y los servicios prestados en el extranjero se convirtieron en un factor importante para la ascensión social. Los hermanos consolidaron las conexiones entre la Península Ibérica y los espacios de ultramar e inauguraron la fase de complementariedad atlántica a través de la trata de esclavos como factor de enriquecimiento y construcción de redes sociales y políticas para la ascensión en el reino y en la corte. Compararon los servicios y el gobierno de Angola con los proporcionados en el norte de África y las Indias y llevaron el comercio de esclavos a un nuevo nivel, favoreciendo la política indígena en las Américas, y aumentaron la producción y el comercio atlántico.

Sin embargo, la trayectoria de servicios a la Corona, que incluyó las guerras en el norte de África y la India, seguidas de cargos militares y de gobierno en el Atlántico para la ascensión social en el Reino, remite a la historia paterna de Lopo de Sousa Coutinho. Hijo de Fernão Coutinho y D. Joana de Brito, nieto del 2º Conde de Marialva, D. Gonçalo Coutinho, Lopo nació en Santarém hacia 1515. Fue militar y participó en la toma de Azamor además de luchar en India, en el gobierno de Nuno da Cunha, donde participó en el sitio de Diu y escribió un libro sobre este evento (Furley, Cremona, 1958: 203-205). 

Lopo volvió a Portugal en 1545, siendo nombrado por el consejo del rey D. João III capitán y gobernador de San Jorge da Mina, donde, según Luiz Felipe de Alencastro (2000: 404, n. 18), se involucró en el comercio de esclavos. Lopo de Sousa contrajo matrimonio con D. María de Noronha (hija de D. Fernando de Noronha, capitán de Azamor), dama de la reina D. Catarina. Tuvieron varios hijos, entre ellos: Rui Lopes Coutinho, el mayor, Diogo Lopes Coutinho, João Rodrigues Coutinho, Gonçalo Vaz Coutinho, nacido en Santarém en 1556, Manuel de Sousa Coutinho, nacido en la misma ciudad en 1558, Lopo de Sousa Coutinho y André de Sousa Coutinho. Lopo de Sousa finalmente moriría en un accidente: al desmontar de su caballo, cayó sobre su propia espada.

Gonçalo Vaz obtuvo una licenciatura en Artes en la Universidad de Coimbra en 1575, y una licenciatura y maestría en Artes al año siguiente. Cursó el curso de Teología, pero lo abandonó en 1577. Manuel de Sousa Coutinho fue nombrado joven noble de la Casa Real en 1572 por los servicios prestados por su padre y su abuelo. Al enrolarse en la Orden de Malta, fue detenido por los “Moros” a su salida de la Isla de Cerdeña en 1577, siendo llevado cautivo a Argel. Rescatado de Argel, Manuel vivió en Valencia, donde estudió bajo la tutela de Jaime Falcão. Regresó a Portugal en 1579 y, al año siguiente, fue nombrado alcalde del castillo de Marialva y capitán de las ordenanzas de la villa por los gobernadores portugueses, mientras los hermanos Rui Lopes y Lopo de Sousa participaban en la batalla de Alcácer Quibir, donde desapareció el rey D. Sebastião (Labrador, 2006: 959, 1230, 1267).

En cuanto a la sucesión dinástica en Portugal, los hermanos Coutinho parecían estar predispuestos a apoyar la causa filipina, por lo que los favores concedidos por Felipe II confirmaron esta inclinación. Los Coutinho representaron los intereses de una nobleza portuguesa que vio una oportunidad en el ascenso de Felipe II, favoreciendo esta causa con sus redes de relaciones y dependientes en distintos lugares (Bouza, 2005: 58, 99-111). 

Su apoyo a Felipe II les proporcionó inmediatamente una mejor posición en la Casa Real portuguesa, por lo que se pusieron al servicio del nuevo monarca en las Indias —le siguieron los hermanos Rui, Diogo, João y André—. Gonzalo no pudo acompañarlos ya que contrajo la peste, que entonces hacía estragos en Portugal.

João Rodrigues, a su regreso de la India, fue nombrado capitán y gobernador de San Jorge da Mina, cargo que ocupó durante más de once años. Durante su gobierno fue acusado de saquear barcos enemigos, de apropiarse indebidamente de las rentas de los muertos y estableció negocios en Santo Tomé. Gonçalo Vaz, en 1588, fue nombrado gobernador militar de San Miguel dos Açores, cargo que ocupó por un tiempo similar al de João, siendo elevado a noble escudero y, en fecha incierta, se convirtió en Consejero de Estado en Portugal (Labrador, 2006: 1267).

El posicionamiento estratégico de los hermanos en el Atlántico es evidente: el primero operaba en la principal plaza portuguesa en la costa del África subsahariana, que se destacaba por su acceso al oro y a los esclavos guineanos, mientras que Gonçalo gobernaba en la placa de giro atlántica, conexión con Brasil y las Indias de Castilla con África y el Mediterráneo (Chaunu, 1980: 61-65). Aún faltaba un puerto en esta historia, el de Luanda.

Con la incorporación de Portugal al dominio hispano, el capitán-donatario de Angola, Paulo Dias de Novais, y los jesuitas, se dirigieron al nuevo rey para garantizar la continuidad de sus derechos sobre aquella conquista. En 1583, todavía en Portugal, Felipe II envió al Corregidor João Morgado junto a una fuerza militar a Angola. Con la muerte de Paulo Dias en 1589, puso en marcha de nuevo el gobierno de la capitanía, enviando como primer gobernador a D. Francisco de Almeida quien, sin embargo, no asumió el cargo, ya que fue arrestado por una conspiración en la que participaron conquistadores y jesuitas. En 1593, Felipe II nombró a João Furtado de Mendonça para el gobierno de Angola, cargo que asumió en 1595 y que ocupó hasta 1602, cuando pasó a manos de João Rodrigues Coutinho.

En 1601, las experiencias y el dinero adquirido en África, y la asociación con la Corona, permitieron a João Rodrigues Coutinho arrendar los contratos en Angola (referidos al cobro de derechos reales) de los esclavos y de las minas de plata. El periodo de asiento de gobierno se extendieron por nueve años (desde mayo de 1600 a abril de 1609). João Rodrigues desembarcó con la mayor expedición vista en Angola y, según el padre Fernão Guerreiro, en el momento de su llegada, no había ningún líder nativo sujeto a la Corona. El motivo era que los sobas, alejados del control de los jesuitas y los conquistadores, se habían rebelado contra los portugueses y el rey.

Para el padre Fernão Guerreiro, la llegada de João Rodrigues restauró la autoridad portuguesa sobre Angola. João Rodrigues Coutinho volvió a instaurar el sistema de señorío a través de alianzas con sobas amigos y de guerras de sometimiento, poniendo nuevos sobas africanos bajo dominio real con la protección de laicos y religiosos.

Mientras João Rodrigues Coutinho combatía en Angola, Gonçalo Vaz volvió a trabajar en las islas del Atlántico, firmando un contrato con el Consejo de Guerra. Con la aprobación de Cristóvão de Moura consiguió la provisión de la prisión de Angra, en las Azores, y el abastecimiento de los contingentes militares en Madeira y Tercera, así como el mantenimiento de las fortalezas (Schaub, 2014: 89-92). Manuel de Sousa fue el representante de los hermanos en Hispanoamérica. Su base de operaciones era el puerto de Cartagena de Indias, donde era el “gerente general de ingreso de asientos” de João Rodrigues.

Tan pronto como llegó la noticia de la muerte de João Rodrigues y con base a un informe del licenciatario Hernando de Villagómez, inspector del Consejo de Indias, Felipe III hizo secuestrar y embargar los bienes de João Rodrigues en las provincias del Río de la Plata por las deudas que tenía con los bienes reales, con el objetivo de impedir que sus hermanos y herederos reclamaran tales bienes (Registro, I, 1860: 14).

En ese momento la Junta de Negros definió las nuevas condiciones del contrato, lo que incrementó significativamente el control ejercido por la Corona. El asiento se firmó en mayo de 1604, con una duración prevista de cinco años, siendo reajustado a 32 contos de réis por año. Gonçalo debía saldar la deuda relacionada con los cuatro años de contrato de su hermano, avalada por un aval. Todas las licencias vendidas debían registrarse en la Casa de Contratación de Sevilla y el dinero depositado en las arcas de la Corona. Se suponía que incluso las licencias vendidas en Estados Unidos debían depositarse en las arcas reales. Los beneficios del tráfico serían administrados por la Corona, que se embolsaría el 8% (Scelle, 1906: 30-31, 392-396). 

En 1606, desde Río de Janeiro, Manuel de Sousa pidió ser nombrado gobernador de Angola, mientras Gonçalo figuraba en dos listas, la de gobernador de Mina y la de Brasil. Él hecho refuerza la idea de que Manuel era la “rama” americana del circuito Buenos Aires-Rio-Luanda establecido por los Coutinhos, engarcago de comerciar con esclavos, plata y caballos.

El rey vetó las nuevas pretensiones de gobierno en un documento que deja constancia de la petición de Manuel y que lleva al margen la siguiente anotación: “Ya ha sido nombrado D. Manoel Pereira, y se ha mandado cesar la conquista, y se contraen los derechos a cuenta de su Real granja, y provisión de ese Reino”. La anotación revela preparativos para un cambio en la conducta de los negocios y del gobierno de Angola que debía de ser puesto en práctica con el envío de un nuevo gobernador.

El campo de acción de los hermanos Coutinho en Hispanoamérica fue amplísimo, incluyendo las islas del Caribe, con énfasis en Cuba y Santo Domingo, y en el continente: Cartagena, Guatemala, Nueva España, Buenos Aires, La Plata (actual Sucre) y Potosí. En estos territorios también establecieron relaciones que escapaban al control y a los intereses de la Corona. El potencial económico y político de ese comercio avivó los intereses y ambiciones de diferentes redes que se establecieron entre Europa y ultramar. Cabe señalar que las preguntas sobre la conducción del asiento por parte de los hermanos Coutinho, por parte de la Corona y otros grupos, comenzaron poco después de la firma del contrato, pero el descontento y la presión sobre el asiento se intensificaron a partir de 1608.

Los retrasos en el pago del contrato fueron frecuentes, se incrementó el contrabando y se consolidaron las conexiones de las potencias coloniales que se establecieron en el Atlántico. El contrabando de esclavos se llevó una parte importante de la plata potosina. En un informe de 1604, el rey decía haber tenido noticia de que se tomaron muchos más esclavos de los estipulados en el asiento, quienes llegaban sin licencia y se les pagaba con plata escondida en sacos de harina de trigo de Córdoba (Registro, II, 1860: 63-64). 

En Santo Domingo, la Corona acusó a distintas autoridades de ser cómplices de Gonçalo Vaz Coutinho, quien cobraba tarifas excesivas por las licencias en el comercio de esclavos. Desde Guatemala, el tesorero Melchor Ochoa de Villanueva y el contador Pedro del Castillo Becerra enviaron una carta al rey con las actas de testigos sobre el decomiso de los bienes de João Rodrigues Coutinho, Gonçalo Vaz y Juan Núñez Correa. En 1608, Manuel de Sousa Coutinho regresó a Almada, desde donde otorgó poder a Francisco Pires para que defendiera sus intereses en las Indias Occidentales (Castro, 1984: 13). 

Así, el plan de para favorecer la alianza con los hermanos Coutinho entró en crisis, estimulado por los fuertes intereses de los comerciantes de Sevilla vinculados a la Casa de Contratación, el Consejo de Indias y el Consulado, y relacionado con los cambios en la composición de la Junta de Negros y del Consejo de la India. En el primero, por la actuación de Melchor Maldonado, tesorero de la Casa de Contratación y juez del Consulado, futuro administrador de licencias de esclavos en nombre de la Corona, y del presidente Pedro Fernández de Castro y Andrade, Conde de Lemos que, como presidente del Consejo de Indias, había sido una persona clave en el desarrollo de la política indigenista en el reinado de Felipe III. Su actuación reforzó la idea de que el comercio de esclavos africanos era, además de un importante negocio, un instrumento político que favorecía el despliegue de la autoridad real en las Américas.

Manuel de Sousa Coutinho y su esposa, Madalena de Villena, ingresaron a la vida religiosa entre 1613 y 1614, él en el convento de San Domingos de Benfica y ella en el de Sacramento, ambos en Lisboa. Al hacerse fraile, adoptó el nombre de Fray Luís de Sousa, en honor a su sobrino, hijo de Gonçalo Vaz, muerto en Angola (Alencastro, 2000: 81). Murió en Lisboa en el año 1632 (Labrador, 2006: 1230). 

Gonçalo Vaz también fue designado para el gobierno de Angola en 1613, lo que demuestra que la ruptura con Felipe III no fue absoluta. Sin embargo, no llegó a ocupar el cargo, apareciendo tiempo después al frente de la factoría de Mazagão, en Marruecos (Alencastro, 2000: 81). El otro hijo de Gonçalo, D. Francisco de Sousa Coutinho fue el más importante diplomático de la restauración portuguesa, quien destacó el lugar estratégico de Angola en su complementariedad con Brasil como uno de los cimientos de la monarquía bragantina. Un tercer hijo de Gonçalo, Lopo, se casó con la hija de Manuel Pereira Coutinho, gobernador de Angola entre 1630 y 1635. Su nieto y homónimo se casó con Bárbara da Veiga, hija de Diogo da Veiga, un importante comerciante cristiano nuevo, asociado con banqueros de la corte de Madrid que controlaban negocios en Brasil, Perú, Angola, Portugal y Flandes (Alencastro, 2000: 82).

La trayectoria de los Coutinho revela una estrategia familiar donde el comercio y los servicios prestados en el extranjero se convirtieron en un factor importante para la ascensión social. El interés de la Corona castellana por tener un mayor control sobre el comercio de esclavos y, en consecuencia, sobre el comercio colonial, además del reconocimiento de que la importación masiva de esclavos africanos favorecía su política hacia los amerindios y la construcción de su soberanía sobre las Américas, hizo que Felipe II y Felipe III alentaran a una familia de la nobleza portuguesa a liderar este oficio.

La trata de esclavos formaba parte del entramado político que implicaba las relaciones de poder en la Corte, en Portugal y en ultramar. Sin embargo, la asociación entre la Corona y los Coutinhos estuvo sujeta a las prácticas coloniales, al lobby de los mercaderes sevillanos, y a distintas perspectivas imperiales ibero-atlánticas. Sobre el primer punto, los hermanos Coutinho reforzaron la lógica centrífuga del poder: fomentando el dominio de los conquistadores y jesuitas sobre los sobas de Angola, comprometiéndose con las fuerzas sociales del comercio, legal e ilegal, y de la producción colonial.


BIBLIOGRAFÍA

  • Alencastro, L. F. de (2000). O trato dos viventes: formação do Brasil no Atlântico Sul. São Paulo: Companhia das Letras.
  • Bonciani, R. F. (2016). Os irmãos Coutinho no atlântico: escravidão, governo e ascensão social no tempo da monarquia hispânica, Revista Latino-Americana de Estudos Avançados, 1, 1, 158-173.
  • Castro, A. P. de (1984). Introdução. En Sousa, L. de. Vida de D. Frei Bartolomeu dos Mártires. Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda.
  • Chaunu, Pierre. (1980). Sevilha e a América nos séculos XVI e XVII. Rio de Janeiro: Difel.
  • Bouza, F. (2005). D. Filipe I. Lisboa: Círculo de Leitores.
  • Labrador, F. A. (2006). La casa real portuguesa de Felipe II y Felipe III: la articulación del reino a través de la integración de las elites de poder (1580-1621) (Tese de Doutorado). Universidad Autónoma de Madrid, Madrid.
  • Furley, J., CREOMONA, J. (1958). Notes on some Portuguese governors of the Captaincy da Mina, Transactions of the Historical Society of Ghana, 3, 3, 194-214.
  • REGISTRO Estadistico del Estado de Buenos Aires. (1860). Tomos I e II. Buenos Aires: Imprenta Argentina de El Nacional.
  • Schaub, J. F. (2014). L’île aux mariés: les Açores entre deux empires (1583-1642). Madrid: Casa de Velázquez. Scelle, G. (1906). La traite négrière aux Indes de Castille: contrats et traités d’assiento. Vol. 1. Paris: Librairie de la Société du Recueil J.-B. Sirey & du Journal du Palais.

Autor:

Rodrigo F. Bonciani (Universidade Federal de São Paulo)

Cómo citar esta entrada:

Rodrigo Faustinoni Bonciani. “Hermanos Coutinho: Gonçalo Vaz Coutinho; João Rodrigues Coutinho; Manuel de Sousa Coutinho (Frei Luís de Sousa)“. En: BRASILHIS Dictionary: Diccionario Biográfico y Temático de Brasil en la Monarquía Hispánica (1580-1640). Disponible en: https://brasilhisdictionary.usal.es/hermanos-coutinho-1/. Fecha de acceso: 13/04/2024.

Sigue leyendo

AnteriorSiguiente